Bienvenido al portal de gobierno electónico de república dominicana   Haga clic para escuchar el texto seleccionado! Bienvenido al portal de gobierno electónico de república dominicana Clic para escuchar

Símbolos Patrios Dominicanos

Tamaño Letra:    

Símbolos Patrios de la República Dominicana.

Lema Nacional: Dios, Patria y Libertad

 

 Escudo
    • Desde su creación (1844) hasta el año 1913, sufrió diferentes
      variaciones en su diseño tan diversas que aún durante los primeros años de nuestra nacionalidad era difícil encontrar dos escudos exactamente iguales, aunque fuesen impresos por organismos oficiales.
    • El primer escudo de armas tenía dos ramas exteriores de laurel y debajo de éstas, formando un arco, aparecía una serpiente mordiendo y tragando su cola (signo de eterna evolución). En un tercer plano aparecía, abierto y en el centro, el libro de los Evangelios; detrás del libro había un trofeo de armas (una lanza y un fusil con bayoneta calada a la derecha, y un sable y una corneta a la izquierda); arriba del libro había una bandera dominicana. En segundo plano había dos banderas dominicanas y, en el cruce de las astas, había un gorro frigio (símbolo de la libertad). En primer plano, en la parte inferior, había una cinta ancha con las palabras República Dominicana y, a ambos lados en la parte inferior, dos cañones con sus respectivas balas esféricos en forma piramidal.
    • Constituciones, leyes y decretos posteriores fueron modificando la estructura del escudo: se eliminaron los cañones (Constitución del 6 de noviembre de 1844), sustitución de una rama de laurel (primero por una de parra en 1848 y luego por una hoja de palma desde 1853), la bandera central fue sustituida por una cruz (1853), desaparición del trofeo de armas, del gorro frigio y de la serpiente, cuatro banderas cruzadas en lugar de dos, etc.
    • Aunque esta variedad de escudos fue apareciendo en el lapso de 1844 hasta el 1913, esto no significaba que el más reciente desplazara al anterior; eran usados indistintamente tanto unos como otros en documentos oficiales y a veces se combinaban unos con otros o se omitían detalles en algunos. Cada vez que se reformaba la Constitución, se hacían pequeñas correcciones al describir el escudo. Solamente a partir del año 1913 se oficializó una uniformidad heráldica mediante decreto del 6 de febrero de 1913 expedido por el gobierno de Monseñor Nouel, que establecía la forma actual.
    • En el mismo decreto aparecía un diseño, hecho por Casimiro de Moya, reproduciendo el "Gran Sello de la Nación".
    • Además de la forma, dicho decreto fijó, en su artículo segundo, los colores actuales: azul ultramar y rojo bermellón.

Bandera

    • Se origina de la bandera haitiana de 1844 que, a su vez, vino de la bandera francesa sin la banda blanca (ya que los 'blancos' fueron expulsados). El historiador haitiano Thomas Madiou dice, al referirse a la acción del 27 de febrero de 1844:
    • El 26, todavía los insurgentes no se habían puesto de acuerdo acerca de la bandera que debía enarbolarse y se reunieron para tomar una decisión.
    • Algunos opinaron que la bandera de los colores de Haití fuese cambiada, pero José Joaquín Puello insistió en que se utilizase la misma, diciendo que podían producirse incidentes comprometedores si se enarbolaba otra bandera, porque "Ustedes saben ya lo que se dice de una pretendida propaganda colombiana y se creerá en ella si cambiamos la bandera; dejémosla tal como es y cuando la Constitución se reúna, entonces el pueblo sabrá a qué atenerse y podremos cambiarla".
    • Uno de los miembros dijo: "Le pondremos una cruz blanca". Y la proposición fue aceptada. 'Poner la cruz a la bandera' se volvió sinónimo de libertad.
    • Esa Primera Bandera Nacional presentaba la misma distribución en bandas de los colores de la bandera haitiana: los cuarteles azules arriba y los rojos abajo. Las primeras banderas fueron confeccionadas por varias damas, entre las que se pueden citar a María Trinidad Sánchez, María de Jesús Piña, Isabel Sosa, Concepción Bona. Las señoritas Villa confeccionaron la primera bandera dominicana que se enarboló en tierras del Cibao, hecho acaecido el día 4 de marzo de 1844 en la ciudad de La Vega.
    • Posteriormente, esa distribución de los cuarteles fue cambiada para que los colores alternaran tal como en la actualidad; esta es la Segunda Bandera Nacional.

Himnos

Himno Nacional (audio - Himno cantado por el Coro Nacional Dominicano)

    • El Himno Nacional Dominicano fue escrito originalmente en el 1883 por Emilio Prud'Homme (Letra) y José Reyes (Música).
    • Acerca de su origen, José Reyes declaró en una ocasión que habiendo llegado a sus manos el Himno Nacional Argentino, publicado en el periódico parisino El Americano, sintió el deseo de hacer una composición análoga para su país y con tal motivo, en 1883 invitó a su amigo Emilio Prud'Homme a que escribiera un himno a la patria, para él ponerle la música. Poco tiempo después, el poeta Prud'homme escribió las estrófas y el músico compuso su himno.
    • Por su parte, Prud'homme comentaba de José Reyes que su gran aspiración, su doble sueño de patriota y artista era componer un himno que les llegara al corazón a sus compatriotas y avivara cada vez más en ellos el sentimiento de la nacionalidad, para que amaran intensamente su suelo, su cielo, sus montañas, sus ríos, su hogar nativo, sus glorias nacionales, sus libertades, su independencia, su integridad y su honor nacional.
    • Creía Reyes que cuando los dominicanos tuvieran un himno que sintieran y cantaran con amor, afirmarían tanto en su alma el sentimiento de la patria, que llegarían a estar completamente seguros, en sí mismos, de ser dominicanos para siempre.
    • La primera versión de los versos de Prud'homme fue publicada el 16 de agosto de 1883 en el semanario capitaleño El Eco de la Opinion.
    • El 17 de agosto de 1883 el himno así compuesto fue estrenado en una velada que celebró la prensa nacional en la Logia Esperanza de Santo Domingo. Lo cantó un grupo de jóvenes con el acompañamiento de una pequeña orquesta, en la que el propio José Reyes tocó el celIo. La composición fue bien recibida por el público y desde entonces comenzó su lento proceso de popularización.
    • Meses más tarde, se decidió trasladar al país los restos de Juan Pablo Duarte desde Caracas (Venezuela), donde había fallecido en 1876. Para esa ocasión, El Eco de la Opinión sugirió que se recibieran los nobles despojos del patricio dominicano con un aire triunfal, proponiendo al efecto el himno patriótico del maestro J. Reyes.
    • Así, el 27 de febrero de 1884 el canto patriótico de Reyes y Prud'homme fue interpretado a lo largo de todo el trayecto recorrido por la procesión que llevó en andas los restos del Padre de la Patria, partiendo desde el puerto de Santo Domingo hasta la Santa Iglesia Catedral, donde fueron inhumados entonces. En 1897, el periódico El Teléfono, de la capital, publicó una edición del texto de Prud'homme, corregida por su propio autor. El poeta mismo quiso revisar su obra, considerando que la primera versión adolecía de fallas propias de su inexperiencia juvenil, ya que aunque tenía veintisiete años al momento de escribir su himno, en 1883, se había visto forzado a adquirir tardíamente su formación literaria, debido a su humilde condición social. Esta segunda versión sería la definitiva.
    • Atendiendo a una iniciativa del diputado Rafael García Martínez, el 30 de abril de 1897 el Congreso Nacional comenzó a analizar los méritos del canto patriótico de Reyes y Prud'homme, con el fin de que esta composición fuera oficializada como himno nacional de los dominicanos, medida que fue adoptada por el cuerpo legislativo en la sesión del 7 de junio del mismo año.
    • Aunque el presidente Ulises Heureaux no convirtió en ley esa resolución del Congreso, probablemente motivado por su disgusto con la vertical actitud de Emilio Prud'Homme frente a su gobierno dictatorial, ello no impidió que el pueblo dominicano mantuviera su preferencia por este himno, que se siguió interpretando en los actos oficiales.
    • Además, virtualmente se reconocía el caracter oficial de la obra de Reyes al asignársele a éste una pensión del gobierno por haber escrito el Himno Nacional Dominicano y, por otra parte, varios ayuntamientos del país, incluyendo el de la capital, designaron con su nombre y el de Prud'Homme sendas calles, por igual razón.
    • No fue sino hasta el 30 de mayo de 1934 cuando el presidente de la República Dominicana, Rafael Leonidas Trujillo Molina, mediante la Ley número 700, declaró himno oficial de la República el compuesto por el maestro José Reyes con letra del poeta y educador Emilio Prud'Homme.
    • El Artículo 97 de la Constitución declara: "El Himno Nacional es la composición musical consagrada por la Ley No 700, de fecha 30 de mayo de 1934 y es invariable, único y eterno."

Himno Nacional dominicano  (audio instrumental)

Letra: Emilio Prud'Homme
Música: José Reyes

    • Quisqueyanos valientes, alcemos
      Nuestro canto con viva emoción,
      Y del mundo a la faz ostentemos
      Nuestro invicto, glorioso pendón.
    • iSalve! el pueblo que, intrépido y fuerte.
      A la guerra a morir se lanzó,
      cuando en bélico reto de muerte
      sus cadenas de esclavo rompió.
    • Ningún pueblo ser libre merece
      si es esclavo, indolente y servil;
      Si en su pecho la llama no crece
      que templó el heroísmo viril.
    • Mas Quisqueya la indómita y brava
      siempre altiva la frente alzará;
      Que si fuere vil veces esclava
      Otras tantas ser libre sabrá.
    • Que si dolo y ardid la expusieron
      de un intruso señor al desdén,
      A Las Carreras ! a Beler!..
      campos fueron que cubiertos de gloria se ven.
    • Que en la cima de heroíco baluarte,
      de los libres el verbo encarnó,
      Donde el genio de Sánchez
      y Duarte a ser libre o morir enseñó.
    • Y si pudo inconsulto caudillo
      De esas glorias el brillo empañar,
      De la guerra se vió en Capotillo
      La bandera de fuego ondear.
    • Y el incendio que atónito deja
      De Castilla al soberbio león,
      De las playas gloriosas le aleja
      Donde flota el cruzado pendón.
    • Compatriotas, mostremos erguida
      Nuestra frente, orgullosos de hoy más;
      Que Quisqueya será destruida
      Pero sierva de nuevo, ¡jamás!
    • Que es santuario de amor cada pecho
      Do la patria se siente vivir;
      Y es su escudo invencible: el Derecho;
      Y es su lema: ser libre o morir.
    • ¡Libertad! Que aún se yergue serena
      La victoria en su carro triunfal,
      Y el clarín de la guerra aún resuena
      Pregonando su gloria inmortal.
    • ¡Libertad! Que los ecos se agiten
      Mientras llenos de noble ansiedad
      Nuestros campos de gloria repiten
      ¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!

Himno Juramento a la Bandera

    • ¿Jura ser fiel al pabellón cruzado?
      ¡Juramos!
      Juremos todos
      a la Bandera Nacional
      eterno amor y libertad
      eterno amor
      eterno amor y libertad.
    • Bandera Santa
      que al asta sube
      llena de gloria sin igual
      con cuanto gozo
      ansiamos verte
      siempre más alta ondear, ondear.
    • Con tu cruz bendecida
      que te sirve de amparo
      que pronto nos de
      para siempre valor.
    • Y tu azul sea el
      dulce emblema de
      nuestro purisimo amor.
    • Juremos todos
      a la bandera nacional
      eterno amor y libertad
      eterno amor
      eterno amor y libertad.

Himno a la bandera
Letra: Ramón Emilio Jiménez Música:

      Juan Francisco García
    • Ya empezó su trabajo la escuela
      y es preciso elevarse a lo azul
      relicario de viejos amores,
      mientras reine la mágica luz.
    • ¡Nos sentimos arder a tu influjo
      la luz viva de un fuego interior
      cuando flotas alegre, besada
      por los cálidos rayos del sol!
    • ¡Dios¡, parece decir, ¡oh bandera¡
      la sublime expresión de tu azul;
      ¡Patria¡, el rojo de vivida llama;
      ¡Libertad¡, dice el blanco en la cruz.
    • Mientras haya una Escuela que cante
      tu grandeza bandera de amor,
      flotarás con el alma de Duarte
      vivirás con el alma de Dios.

Himno a Duarte

Letra: Ramón Emilio Jiménez
Música: José de Jesús Ravelo

    • En la fragua de la escuela
      nuestra patria fue forjada,
      y al calor de tu enseñanza
      le infundió vida sagrada.
    • La gloriosa trinitaria
      que fundara tu heroísmo
      fue la cátedra primera
      de moral y de civismo.
    • Fuerza era que un maestro
      preparara la conciencia
      donde habría de nacer
      la soñada independencia.
    • Y es así como cantamos
      tus virtudes halla el estro,
      junto al padre de la patria
      la figura del maestro.
    • En la escuela se te honra
      por tus hechos sacrosantos
      en las letras y las notas
      encendidas de sus cantos.
    • Y al honrarte recordamos
      tu patriótico heroísmo,
      es el prócer y el maestro
      que los dos son uno mismo.
    • La Bandera dice Patria
      y al decirlo se revela
      que es el alma de la patria
      señalándonos la escuela.

Himno a Mella

Letra: Ramón Emilio Jiménez
Música: Julio Alberto Hernández

    • No fue nunca la divisa del
      instinto de matar,
      ni fue el rígido instrumento
      de la fuerza militar
      provocando las groseras
      ambiciones del poder:
      Fue tu espada la divisa
      del honor y del deber.
    • Fiel discípulo de Duarte,
      comprendiste el ideal,
      y sirviendo los destinos
      de la causa nacional,
    • Disparaste tu trabuco,
      que rugió como León,
      despertando las conciencias
      y clamando redención.
    • La Bandera fue tu culto,
      la Bandera fue tu altar,
      y dijiste: Cuando vaya para
      siempre a descansar,
      que ella envuelva mi cadáver.
      Y moriste con honor
      en los brazos
      siempre abiertos de la enseña tricolor.
    • Y después, cuando quisieron
      de la fosa recoger
      tus cenizas venerandas,
      un milagro pudo ser:
      Encontraron la bandera,
      la Bandera tricolor,
      reviviendo en sus matices
      la grandeza de tu amor.

Himno a Sánchez

Letra: Ramón Emilio Jiménez
Música: José de Jesús Ravelo

  • Sánchez glorioso, varón ilustre
    que no supiste jamás hollar
    los sacros fueros del patriotismo
    que levantaron el patrio lar;
  • Tú que juraste morir de hambre
    antes que siervo corner un pan,
    y lo cumpliste cuando tu cuerpo
    de muerte herido cayó en San Juan;
  • Tú que en los labios siempre tuviste
    fiero anatema para el traidor
    que malograra La Patria hermosa
    por la que dieras vida y honor;
  • Derecho tienes a que elevemos
    en tu memoria cantos de amor;
    ningún soldado fue más glorioso,
    nadie ha luchado con más valor!
  • Cuando miramos llenos de orgullo
    la patria enseña, con qué fruición
    pensamos todos que representa
    la parte roja, ¡tu corazón!

Estadísticas de Visitas

Dominican Republic 80%Dominican Republic
Peru 10%Peru
Colombia 10%Colombia

Esta semana: 1
Semana pasada: 1
Este mes: 4
Mes pasado: 6
Total: 170864
Haga clic para escuchar el texto seleccionado! Clic para escuchar